05/05/2022

De Arganda del Rey a Mauthausen

El 5 de mayo de 1945, hace 77 años, las tropas americanas fueron recibidas por los presos republicanos con una enorme pancarta que decía «Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras». Hasta ese momento, casi 10.000 españoles habían pasado por este grupo de campos de concentración nazis situados en torno a la empresa de […]


El 5 de mayo de 1945, hace 77 años, las tropas americanas fueron recibidas por los presos republicanos con una enorme pancarta que decía "Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras". Hasta ese momento, casi 10.000 españoles habían pasado por este grupo de campos de concentración nazis situados en torno a la empresa de Mauthausen, en Austria. Entre ellos, hubo dos argandeños, Pedro Moratilla Sánchez y Pedro Guzmán Alcalá, de 26 y 23 años, respectivamente. Estos dos jóvenes, como tantos otros, cruzaron a Francia al concluir la Guerra Civil y allí pasaron a formar parte del ejército francés o se integraron en la Resistencia francesa. Cuando el país cayó bajo el dominio nazi y se instauró el régimen de Pétain, estos republicanos fueron trasladados a Austria y realojados en campos de trabajo.

El 3 de marzo de 1941, Pedro Moratilla Sánchez, ingresó en Mauthausen, siendo trasladado poco después a Gusen, un campo de trabajos forzados, donde las durísimas condiciones de vida, la alimentación insuficiente y todo tipo de malos tratos llevó al exterminio de la mayoría de los presos. Tal fue el caso de Pedro Moratilla fallecido a los nueve meses de su internamiento.

Poco después de su muerte, el 19 de diciembre de 1941, ingresó en Mauthausen Pedro Guzmán Alcalá, nacido en Arganda y vecino del barrio del Arrabal, quien tuvo la fortuna de ser uno de los alrededor de 2.000 españoles que pudieron sobrevivir al horror del campo de concentración.

La historia de este argandeño comienza precisamente en nuestra localidad, que fue un enclave republicano de gran importancia durante la Guerra Civil, especialmente en 1937 con la Batalla del Jarama. Es en ese momento cuando Pedro, con apenas 18 años, deja su casa en la calle San José y se enrola como voluntario en el ejército republicano. El resto de su historia es la misma de tantos miles de españoles que siguieron el mismo itinerario de guerra, exilio y el infierno de Mauthausen. Pedro pasó a ser el preso 4492, un número que a buen seguro no olvidaría el resto de su vida.

Fue enviado al campo de Steyr-Münichholz, un subcampo de Mauthausen, donde los presos producían armas y motores de avión en las fábricas de la corporación Steyr-Daimler-Puch, además de construir búnkeres antiaéreos en la ciudad de Steyr. Muchos reclusos murieron por desnutrición, trabajando en pésimas condiciones y sin tratamiento médico. Otros murieron en ataques aéreos contra las fábricas de Steyr entre febrero y abril de 1944. Aquellos que enfermaban solían ser enviados de regreso a Mauthausen para que fueran asesinados.

Por fortuna, Pedro Guzmán pudo presenciar la liberación de las fuerzas estadounidenses, en una imagen muy icónica en la que estuvo presente un vecino de Arganda del Rey. Pero tuvo también su lado más triste, pues tras la liberación, olvidados por las autoridades franquistas, la mayoría de españoles no tenía dónde ir y permanecieron más de un mes en el propio campo. La gran mayoría, como Pedro Guzmán, salió en un tren especial para los deportados, primero a París y luego a Toulouse.

Allí, en el sur de Francia, con 27 años, inició una nueva vida sin olvidar nunca su añorada Arganda. Se casó con otra española también exiliada, natural de Navarra, y formó su propia familia. No pudo volver a Arganda hasta años más tarde, gracias a un salvoconducto del Ayuntamiento, y volvería en varias ocasiones hasta su fallecimiento, sin revelar nunca a sus familiares argandeños los años negros de Mauthausen, usando el olvido como el mejor mecanismo de defensa contra el dolor. Para sus sobrinos, Pedro era el "tío de Francia". Cuando en los últimos años de su vida, comenzó a fallarle la salud, viajó con más frecuencia a España y decía que todos los males se le curaban volviendo a pasear por el Arrabal de su infancia.

Su deseo era morir y ser enterrado en Arganda del Rey, llegando incluso a adquirir una sepultura en el cementerio, pero falleció en Castres, una localidad cerca de Toulouse, a la que se conoce como la "pequeña Venecia del Languedoc", y que alberga un museo en honor al pintor español Francisco de Goya.

Pedro murió sin apenas compartir su historia, en un silencio que fue el mismo que el de varios cientos de combatientes republicanos españoles en el exilio. La situación política negó a las víctimas su dignidad, en muchos casos negando su existencia, por eso se instauró esta fecha del 5 de mayo para recuperar su memoria, tanto la de aquellos que allí murieron, como Pedro Moratilla, como la de aquellos que sobrevivieron, siendo Pedro Guzmán un ejemplo. Hoy, 5 de mayo, se conmemora el Día de homenaje a los españoles deportados y fallecidos en campos de concentración y a todas las víctimas españolas del nazismo.




Volver

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la navegación, adaptarse a sus preferencias y realizar labores analíticas. Más información

El Ayuntamiento de Arganda del Rey informa acerca del uso de las cookies en sus páginas web. Utilizamos cookies para facilitar el uso de nuestra página web. Las cookies son pequeños ficheros de información que nos permiten comparar y entender cómo nuestros usuarios navegan a través de nuestra página web, y de esta manera poder mejorar consecuentemente el proceso de navegación. Las cookies que utilizamos no almacenan dato personal alguno, ni ningún tipo de información que pueda identificarle. En caso de no querer recibir cookies, por favor configure su navegador de Internet para que las borre del disco duro de su ordenador, las bloquee o le avise en caso de instalación de las mismas. Para continuar sin cambios en la configuración de las cookies,simplemente continúe en la página web. Puedes obtener más información sobre las cookies y su uso en www.aboutcookies.org. Los tipos de cookies que utilizamos
Cookies estrictamente necesarias:
Estas cookies son necesarias para el correcto uso de la página web, permitiendo el acceso a secciones que cuentan con filtros de seguridad. Sin estas cookies, muchos de los servicios disponibles no estarían operativos.

Cookies de Navegación:
Estas cookies recogen información sobre el uso que las visitas hacen de la web, por ejemplo páginas vistas, errores de carga... Es información genérica y anónima, donde no se incluyen datos personales, ni se recoge información que identifique a los visitantes; siendo el objetivo último mejorar el funcionamiento de la web.
Al visitar nuestra página web, acepta la instalación de estas cookies en su dispositivo.

Cookies Funcionales:
Estas cookies permiten recordar información (como su nombre de usuario, idioma o la región en la que se encuentra) y características más personales. Por ejemplo, la posibilidad de ofrecer contenido personalizado basado en la información y criterios que hayas proporcionado voluntariamente. Estas cookies también pueden utilizarse para recordar los cambios realizados en el tamaño del texto,fuentes y otras partes personalizables de la página web. También se utilizan para ofrecer algunos servicios solicitados, como ver un video o comentar en un blog. La información que recopilan estas cookies puede ser anónima y no podrá ser seguida su actividad en otras páginas web. Al visitar nuestra página web, aceptas la instalación de estas cookies en tu dispositivo.
Cómo administrar las cookies en los ordenadores. Si quiere permitir el uso de cookies de nuestro site, por favor sigue las siguientes instrucciones.

Google Chrome
1. Al abrir el navegador, seleccione “herramientas” en la parte superior y elija la pestaña de “opciones”.
2. Dentro de opciones, seleccione “privacidad”.
3. Marque “permitir la administración de cookies”.

Microsoft Internet Explorer 6.0, 7.0, 8.0, 9.0
1. Al abrir el navegador, seleccione “herramientas” en la parte superior y elija la pestaña de “opciones”.
2. Revise la pestaña de “Privacidad” asegurándose esté configurada con un nivel de seguridad medio o inferior.
3. Si la configuración de Internet no es media se estarán bloqueando las cookies.

Mozilla Firefox
1. Al abrir el navegador, seleccione “herramientas” en la parte superior y selecciona la pestaña de “opciones”.
2. Seleccione el icono de Privacidad
3. Seleccione en cookies, y marque: “permitir la instalación de cookies”.

Safari
1. Al abrir el navegador, seleccione “herramientas” en la parte superior y elija la pestaña de “opciones”.
2. Seleccione en la pestaña de “Seguridad” y revise si la opción “Bloquear el acceso de cookies de terceros” está marcada o no.
3. Haga click en “guardar”.

La instalación de cookies en Mac
Si tienes un Mac y quiere permitir el acceso de nuestras cookies en su ordenador, por favor siga las siguientes instrucciones:
Microsoft Internet Explorer 5.0 en OSX
1. Entre en “Explorer” y selecciona “Preferencias” en la barra de navegación.
2. Haga scroll hacia abajo hasta que veas “Cookies” justo debajo de archivos recibidos.
3. Marcar “No volver a preguntar”.

Safari en OSX
1. Entre en Safari y selecciona “Preferencias” en la barra de navegación.
2.Haga click en la pestaña de “Seguridad” y marque la opción “aceptar cookies”
3. Seleccione la opción: “Sólo desde el site actual en que estoy navegando”

Mozilla y Netscape en OSX
1. Entre en “Mozilla” o “Netscape” y en la parte superior de tu navegador, marque la opción de “Preferencias”
2. Haga scroll hacia abajo hasta que vea “Cookies” justo debajo de “Privacidad y Seguridad”.
3. Marque la opción “Permitir el acceso de cookies sólo desde el site actual”

Opera
1. Entre en “Opera” y seleccione “Menú” y “Ajustes” en la barra de navegación.
2. Seleccione “Preferencias” y haga click en la pestaña de “Avanzado”.
3. Marque la opción “Aceptar cookies”

CERRAR VENTANA